Virgen de Talpa: Todo lo que debes saber

Virgen de Talpa

Los feligreses católicos de México veneran a la virgen María en diferentes formas o advocaciones. Una de ellas es la más reverenciada en Jalisco; La Señora del Rosario. Esta cuenta una historia prodigiosa en sus inicios que debes conocer.

¿Quieres saber más sobre esta advocación del culto mariano?

Desde sus inicios esta imagen trajo consigo el milagro de la renovación y con él otros le siguieron. Su devoción está basada en la forma en la que la madre de Cristo se mostró en la localidad de especial y dio a conocer su poder y su mensaje mediante sus maravillas. Conoce todo lo que debes saber sobre la Virgen de Talpa.

Aspecto de la virgen de Talpa

Virgen de Talpa

La estatuilla de la Señora del Rosario mide unos 38 centímetros de altura. Se encuentra de pie sosteniendo al niño Jesús sobre su mano izquierda y toda la imagen es una sola pieza.

Su rostro denota unos 6 centímetros de la barbilla a la frente y presenta expresiones recogidas. Posee ojos pintados con pestañas señaladas por una sombra, y también tiene labios cerrados. Tanto la figura principal como la del niño tienen la piel morena; oscurecida por el tiempo y con una fina capa de barniz brillante.

La túnica con la que se viste baja desde el cuello hasta los pies, mostrando la rodilla derecha muy flexionada. Lleva además un cobertor que la cubre desde su nuca y se disipa con los pliegues de la ropa. 

Su brazo izquierdo está recogido con la palma hacia arriba. Allí posa una estatuilla del niño Jesús desnudo de 8 centímetros, este levanta las manos como bendiciendo. Ambos están coronados mediante la ayuda de un pivote para sostener la corona.

La imagen nunca ha sido restaurada y se muestra un poco estropeada por el pasar del tiempo. También tiene desgastes ocasionados en el cuerpo sólido para vestirla con ropa de tela.

La virgen de Talpa se viste con una majestuosa túnica con un manto imperial, llevando además guirnaldas de flores sobre las caídas.

El milagro de la Renovación

Se cuenta que unos indios tascos de Michoacán fueron quienes llevaron a la virgen del Rosario a Talpa en 1585. Ellos mismos habían hecho la figura con pasta de caña.

Tras muchos años la imagen de la virgen había quedado en el olvido y se apolilló. Ante este suceso se decidió que el 19 de septiembre de 1644 iba a ser sepultada en un hoyo en la sacristía de la iglesia. Justo antes de envolverla para su sepultura, una intensa luz surgió de ella. Todos los indígenas a su alrededor quedaron desmayados ante la maravilla.

El santuario fue visitado por ángeles en ese mismo momento llenando el lugar con las figuras celestiales. La virgen de Talpa por su parte sufrió una milagrosa transformación física.

Dejó de ser una figura carcomida y rota, transformándose en una imponente y grandiosa imagen celestial. Así ocurrió el milagro de la renovación, el cual marcó el inicio de la devoción a la señora del Rosario. Hasta el día de hoy suman millones de devotos.

Las grandes fiestas de la virgen de Talpa

La virgen del Rosario tiene cuatro fiestas principales que marcan su devoción. A estas asisten miles de personas y peregrinos para reverenciarla y recibir sus milagros. Muchos buscan solo postrarse ante la imagen y recibir sus bendiciones.

  • Día de la Candelaria: esta festividad se celebra el 2 de febrero.
  • Semana santa: se conmemora del 11 al 19 de marzo durante el novenario de San José. Esta festividad es cercana a la semana santa
  • La coronación: el 12 de mayo se realiza una gran fiesta durante la coronación de la Señora del Rosario
  • La gran festividad: el 7 de octubre es la celebración principal de la Virgen de Talpa y todo el pueblo participa

La procesión de la Señora del Rosario

Virgen de Talpa

A esta actividad se suman miles de fieles en Jalisco. Quienes el 10 de septiembre se reúnen para homenajear a la virgen de Talpa y participar en su procesión.

Preparativos previos:

Los días anteriores al 10 de septiembre se adorna la basílica, se colocan cortinas, símbolos y emblemas marianos y en el camarín de la patrona se alza un majestuoso altar. Se ponen flores por todas partes para embellecer.

Cuando la imagen es retirada para realizar el baño de la virgen solo las camareras pueden estar presentes. Afuera los devotos entonan alabanzas y oraciones. En el exterior los habitantes de poblados vecinos se dedican a elaborar una alfombra de flores, semillas y aserrín pintado.

El baño de la virgen de Talpa:

Este ritual se realiza desde alrededor del año 1700. A la imagen antiguamente se le colocaban vestidos y joyas para adornarla en la fecha del 10 de septiembre. En tiempos antiguos quienes se encargaban del proceso eran las llamadas indias Tenachis. 

En la actualidad la labor es desempeñada por las camareras de la virgen de Talpa. Son mujeres que aún no se han casado, viven en castidad y son devotas a la fe. Previamente se preparan en oración y en un proceso espiritual para luego proceder al baño de la virgen.

En el ritual la imagen es despojada de sus atavíos y vestiduras, luego se limpia y se coloca en su peana. En este lugar se le imponen nuevos vestidos y accesorios los cuales lucirá durante todo el año hasta la misma fecha.

Día de la procesión:

En la misma fecha del 10 de septiembre se da el anuncio de la salida de la virgen para comenzar el recorrido. La imagen es llevada por personas a pie luciendo las nuevas vestiduras.

La caminata comienza sobre la alfombra previamente preparada y las personas le arrojan flores a su paso. El camino lleva a la parroquia del señor San José, allí está el Pocito. Lugar donde iba a ser sepultada en días del milagro de la renovación y Dios la restauró por completo. 

Al final ella es colocada en su trono y comienza el novenario de la renovación. Esta festividad se acompaña de peregrinaciones, fuegos artificiales, serenatas y misas solemnes. La culminación llega el 19 de septiembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.