La virgen de los sicarios: todo lo que debes saber

La virgen de los sicarios

El culto a la Señora celestial se ha expandido por todo el mundo. En Colombia es apodada como Madre María Auxiliadora. En Italia se le conoce también como Rosa Mística. Muchas son las historias y milagros de la Santa. Hasta el cine y la televisión lo han querido plasmar. La virgen de los sicarios, todo lo que debes saber, es el tema que te traigo en este artículo. Sigue leyendo estas líneas.

Impresionante historia de la Virgen de los sicarios

La virgen de los sicarios

La Virgen de los sicarios es una advocación más de la Madre María y se le asoció a la defensa militar de los bastiones católicos. Conocida en gran parte del mundo como María Auxiliadora, debe su nombre a la derrota del imperio otomano en el año 1571. Con la victoria de los Estados Pontificios, el papa Pio V, le dio como título a la celebración “auxilio de los cristianos”. Con esta frase surgió la devoción por la Santa llamada de este modo. Su fe se extendió por todas partes del mundo.

En su honor se realizaron varios santuarios, siendo el más célebre la Basílica de María Auxiliadora en Turín. En Italia también se adoraba y en muchos lugares del país, la llamaban Rosa Mística. Es la ayuda que necesitaban para alcanzar la redención en los momentos de discordia.

Por otra parte, y bajo el mismo principio, la fe de la Santa llegó a Colombia. País donde los conflictos agobiaban a sus habitantes. Estos enseguida creyeron y aclamaron su gracia, nombrándola Virgen de los Sicarios. En Sabaneta, cerca de Medellín, se encuentra el santuario en su honor. Para los ciudadanos de este país, es tradición visitarla los días martes y venerarla.

Muchos han sido los reconocimientos recibidos por esta advocación de María. Por ejemplo, Argentina la declaró Patrona del agro, por petición de los agricultores del Rosario. Estos la alababan y rendían honores a su don. El Ayuntamiento de Morón de la Frontera, en Sevilla, también la veneró bajo el título de “alcaldesa honoraria de la localidad”.

Conoce la imagen de la Virgen de los sicarios

Aunque existen innumerables representaciones artísticas de la Virgen de los sicarios, su icono principal está ubicado en Turín. La idea fue de Don Bosco, el cual le pidió a Lorenzone plasmar su fe en un lienzo.

La imagen es una pintura de estilo barroco, que exalta su figura como Reina. En su mano izquierda lleva cargado al niño Jesús, ante el cual todos los Apóstoles rinde tributo. Sus atuendos están inspirados en las monarquías europeas. La corona dorada representa el oro como un Sol, y está enmarcada por las doce estrellas de la simbología bíblica.

Lleva en su mano derecha un cetro, representando el poder y el reinado mesiánico. Existen otras representaciones donde el pequeño también lleva otro cetro, esto rompe el sentido bíblico original. La ropa de la virgen está confeccionada con telas preciosas. Y bordada en oro. Por otra parte, el niño Jesús lleva un vestido entero blanco sin costuras.

Ambos son reflejo del ideal caucásico – nórdico y rubios, símbolo de la advocación en la historia del catolicismo europeo.

Devoción a la Virgen de los sicarios 

La virgen de los sicarios

Las celebraciones en honor a la Virgen de los sicarios, se realizan cada año con enorme júbilo. Se llevan a cabo actividades muy diversas en su honor para llenar de alegría los corazones en pos de su gracia. Competiciones deportivas, ofrendas florales, celebraciones litúrgicas y procesiones, se realizan para hacer palpable su devoción.

Como ya te expliqué, la devoción a la Madre está vinculada a Don Bosco quien fue su principal iniciador. Proclamó su palabra en honor a la Virgen alabándola. 

Su ceremonia se realiza el 24 de mayo, la cual fue fijada por el pontífice Pio VII. Este fue liberado del dominio de Napoleón gracias a la intervención de María. Cuando llegó a Roma, fijó la fecha para su fe.

Lo que no sabías de la Virgen Auxiliadora

La historia de la Virgen de los sicarios se remonta a tiempos atrás. Existen ciertas curiosidades y datos que quizás no conocías, aquí te dejo algunos.

Su fiesta se celebra en Ucrania desde el siglo XI. Pues resulta que desde 1030 había liberado aquella región de la invasión de tribus paganas. Para los ucranianos el 1 de octubre se celebra el día de la Auxiliadora.

Tres papas le tuvieron devoción, San Juan XXIII le tenía mucha fe a su don. Este conservaba su imagen tomada de un boletín salesiano, colgada en la pared al lado de su cama. Por otra parte, Juan Pablo II solía orar en la capilla de María Auxiliadora en Cracovia. Fue en esta iglesia que en el año 1946 celebró una de sus primeras misas como sacerdote.

El papa Francisco durante su visita a Turín en el año 2015, veneró a la Virgen. Contó que en su infancia la hizo en un colegio salesiano, donde aprendió a venerar y amar a la Madre Auxiliadora. Realizó un discurso en homenaje a Juan Bosco a los 200 años de su nacimiento.

Como curiosidad adicional te comento que, además, es patrona en China. Su devoción en ese país se remonta a la mitad del siglo XIX. El santuario de Sheshan, en Shanghai, es uno de sus lugares de culto.

La Virgen de los sicarios, fue el nombre dado por Fernando Vallejo para su novela colombiana. El cine quiso plasmar un poco la gracia de la Santa y su misericordia a través de la pantalla. Su tema principal son las drogas, la mafia y la violencia de Medellín.

La adaptación cinematográfica antes mencionada recibió el premio del Senado de Italia. Fue galardonada en el Festival de Venecia 2000 como la mejor película latinoamericana. Fue honrada en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

Además de la novela también se ha llevado a la pantalla en películas y documentales. Todos eso proyectos se hicieron con el objetivo de elevar el don de la Virgen de los sicarios

Conocer la historia de cada advocación a María es navegar en el tiempo y aprender de las religiones. La devoción es algo que se mantiene por todos los siglos y su fe perdura en cada momento. Nunca dudes en pedir su don.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.