El ritual del entierro en la religión cristiana

como es el entierro cristiano

El cristianismo es una religión con miles de años de antigüedad. Se divide en diversas ramas y a lo largo de los años ha evolucionado según las creencias e interpretaciones de sus seguidores.

Sin embargo, una costumbre que ha prevalecido y mantiene viva ciertas características, es el ritual de entierro.

El funeral es una conmemoración cristiana para despedir a una persona fallecida.

Según las enseñanzas de Jesús y las Sagradas Escrituras, cuando las personas mueren, pasan a un plano espiritual. Es decir, la vida después de la muerte.

Este ritual es una etapa de transición a la vida eterna. Aunque, también es un momento para reflexionar, pasar el duelo, superar el dolor y despedir por última vez, junto a amigos y familiares, a esa persona que significó tanto.

En esta publicación te contamos qué es un ritual funerario, cómo está compuesto y ciertas variables a tener en cuenta cuando deseamos darle una despedida cristiana a un individuo.

¿Qué es un ritual de entierro en la religión cristiana?

El ritual de entierro, o funeral, es una ceremonia de índole cristiana donde se despide a un difunto. Consiste en un conjunto de acciones y principios que marcan la finalización de la vida y la transición a la otra vida.

El funeral es un ritual longevo. Según documentos y escritos, los humanos con creencias religiosas entierran a sus muertos desde hace 350.000 años, y dicha conmemoración se ha mantenido hasta la actualidad, aunque con algunas variaciones en el enfoque.

El ritual del entierro en la religión cristiana

Los cristianos creen en la resurrección de los muertos y la vida eterna solo si, después de fallecer, al cuerpo se le da una santa sepultura al inhumar o incinerar el cadáver.

No obstante, la ceremonia tiene muchas interpretaciones en la modernidad. Algunos lo hacen para ahogar sus penas y buscar el consuelo junto a sus allegados. También para despedirse, recordar buenos momentos, compartir anécdotas y alegrarse de lo que fue la persona en vida.

Cómo es el funeral en la religión cristiana

El funeral en la religión cristiana está compuesto de tres etapas: el velatorio, o vigilia, la misa funeraria, o liturgia funeraria, y el entierro o la santa sepultura.

Veamos en detalle en qué consiste cada uno y qué papel juega en el ritual.

Vigilia

La vigilia consiste en ‘vigilar’ el cadáver en el ataúd horas antes de la misa funeraria. Este velatorio puede hacerse en tanatorios, que son establecimientos funerarios para la permanencia del cadáver, o en la casa del fallecido o algún familiar.

La duración varía según la rama de la religión o el país. Habitualmente son tres días de custodia.

En esas horas, los amigos, familiares o conocidos se acercan a dar el pésame, a despedirse del difunto, compartir anécdotas, apoyar a los que más sufren por la partida y realizar cánticos, oraciones e himnos según lo indican las sagradas escrituras.

Misa funeraria

Después de que el velatorio finaliza, el ataúd es trasladado a una iglesia, habitualmente situada en la comunidad, para celebrar la despedida formal. 

La misa funeraria es precedida por un sacerdote, quien dará unas palabras de confort a los dolientes, le rogará a Dios que reciba el alma del fallecido y rociará la urna con agua bendita para bendecir la entrada del difunto al reino de los cielos.

Es un acto muy bonito y espiritual. Se conmemora la vida y la muerte. La iglesia prepara un acto acorde a las circunstancias y según lo dictan las tradiciones cristianas.

Cuando el sacerdote concluye el protocolo de liturgia, algunos familiares, como los padres, abuelos y pareja, o los amigos más allegados, dediquen unas palabras de aliento, eleven sus súplicas a Dios y den fuerzas a los que siguen afligidos con la noticia.

Sepultura

La sepultura, o entierro, es otra de las etapas que conforman la despedida funeraria. Consiste en colocar los restos del fallecido, o las cenizas si el cadáver fue incinerado, en el lugar donde permanecerá por el resto de los días hasta la resurrección prometida en la biblia.

El protocolo de sepultura es diferente en todas partes. Algunos trasladan el ataúd al cementerio desde la iglesia al finalizar la misa, mientras que otros optan por recorrer sitios emblemáticos del difunto, incluyendo su hogar, hasta encallar en el cementerio.

El camposanto es un lugar sagrado para los cristiano ya que es donde descansan sus muertos.

Habitualmente, durante la introducción del ataúd a la fosa, hay cánticos, personas que se desahogan llorando, oraciones y bendiciones.

funeral cristiano

Conclusión

El ritual de entierro es la manera en que los cristianos despiden a sus muertos. Dicha conmemoración es especial y tiene diversos matices: celebración de despedida, momento para descargar emociones de dolor y pedir el descanso eterno en el reino de los cielos.

Son muchos los trámites legales y averiguaciones en las entidades involucradas en las fases del ritual funerario, como la iglesia o el tanatorio, si deseas realizar allí la exhibición y el velatorio de los restos.

Para simplificar el proceso, y no tener que preocuparte más que por despedir a esa persona que ha dejado este plano terrenal en momentos durísimos, te recomendamos dejarlo en mano de profesionales.

La funeraria en Albacete La Dolorosa presta sus servicios de inhumación, incineraciones, traslados, gestión de lápidas, fosas y tramitación legal para que la ceremonia de entierro y celebración de la vida y muerte sea una experiencia amena y no tan dolorosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.