Salmo 37

salmo 37 explicado

El salmo 37 es una oración que insta a la confianza compuesta y uniforme de Dios en el curso constante de la integridad. A través de sus 40 versículos se explican las aparentes desigualdades, que excitan los males de los impíos y la desconfianza de los piadosos, como verá a continuación:

salmo 37

Salmo 37

“1No te alteres por causa de los malvados,

ni sientas envidia de los que practican el mal,

2porque pronto se marchitan, como la hierba;

pronto se secan, como la hierba verde.

3Confía en el Señor, y practica el bien;

así heredarás la tierra y la verdad te guiará.

4Disfruta de la presencia del Señor,

y él te dará lo que de corazón le pidas.

5Pon tu camino en las manos del Señor;

confía en él, y él se encargará de todo;

6hará brillar tu justicia como la luz,

y tu derecho como el sol de mediodía.

7Guarda silencio ante el Señor, y espera en él;

no te alteres por los que prosperan en su camino,

ni por los que practican la maldad.

8Desecha la ira y el enojo;

no te alteres, que eso empeora las cosas.

9Un día, todos los malvados serán destruidos,

pero si esperas en el Señor heredarás la tierra.

10Un poco más, y los malvados dejarán de existir;

los buscarás, pero no los hallarás.

11Pero los humildes heredarán la tierra

y disfrutarán de gran bienestar.

12Los malvados conspiran contra los justos,

y rechinan los dientes contra ellos,

13pero el Señor se burla de ellos

porque sabe que ya viene su hora.

14Los malvados sacan la espada, tensan el arco,

para derribar a los pobres y necesitados,

para acabar con los hombres cabales;

15pero su espada les partirá el corazón,

y su arco se romperá en mil pedazos.

16Es mejor lo poco del hombre justo

que las riquezas de muchos pecadores,

17porque el Señor sostiene a los justos

pero pondrá fin al poder de los malvados.

18El Señor cuida de los hombres honrados;

y mantendrá la herencia de ellos para siempre.

19En tiempos difíciles no serán avergonzados,

y en tiempos de escasez tendrán abundancia.

20Pero los malos perecerán.

Los enemigos del Señor serán consumidos.

¡Se esfumarán como el humo de la grasa de carneros!

21El malvado pide prestado y no paga;

el justo es bondadoso y comparte lo que tiene.

22Los benditos del Señor heredarán la tierra,

pero los que él maldice serán eliminados.

23El Señor dirige los caminos del hombre

cuando se complace en su modo de vida.

24Si el hombre cae, no se queda en el suelo

porque el Señor lo sostiene de la mano.

25Yo fui joven, y ya he envejecido,

pero nunca vi desamparado a un justo,

ni vi a sus hijos andar mendigando pan.

26El justo es misericordioso, y siempre presta;

sus hijos son para otros una bendición.

27Apártate del mal, y practica el bien;

así vivirás para siempre.

28Porque el Señor ama la justicia

y no desampara a sus fieles;

siempre les brinda su protección.

Pero los hijos de los malvados serán destruidos.

29Los justos heredarán la tierra

y para siempre vivirán en ella.

30Cuando el justo habla, imparte sabiduría;

con su lengua proclama la justicia.

31En su corazón habita la ley de su Dios;

por eso sus pies nunca resbalan.

32El impío acecha al justo

con la intención de matarlo,

33pero el Señor no lo pondrá en sus manos,

ni dejará que en el juicio lo condenen.

34Tú espera en el Señor, y sigue su camino,

y él te exaltará, y heredarás la tierra;

y cuando los pecadores sean destruidos,

tú estarás allí para verlo.

35Yo vi cómo el maligno era enaltecido;

lo vi extenderse como verde laurel;

36pero el tiempo pasó, y él dejó de existir;

cuando lo busqué, ¡ya había desaparecido!

37Fíjate en quienes son íntegros y justos:

Hay un final venturoso para la gente pacífica.

38Pero los pecadores serán todos destruidos;

el final de los malvados será su exterminio.

39La salvación de los justos proviene del Señor;

él les da fuerzas en momentos de angustia.

40El Señor los ayuda y los pone a salvo;

los libra y los pone a salvo de los impíos

porque ellos pusieron en él su esperanza.”

El salmo 37 se redactó hace más de 1.000 aC y forma parte de la primera colección de salmos que se le atribuyen al Rey David. Como la mayoría de los escritos, canciones e himnos de autoría de este salmista, habla sobre su vida y los problemas que atravesaba. Pero también de su ciega confianza en Dios y la fe que deben tener los hijos del Señor en su padre.

El cual nunca los abandona incluso en los momentos donde no parece que fuese a escuchar sus oraciones. Funciona particularmente bien para enseñar a los débiles de mente que, cuando se alaba a Dios y se confía en su palabra, no hay nada que temer.

El salmo 37 es lírico y está destinado a ser interpretado. En general, refleja las experiencias personales de David y contiene sus suplicas a Dios, por lo que tiene muchos de los temas comunes mencionados anteriormente en los textos del Rey.

El foco principal del salmo 37 es la sabiduría. En este salmo David escribe y se sincera sobre la injusticia. La pregunta inmiscuida en la oración es una que a menudo se han hecho las personas a lo largo de sus vidas: ¿por qué los malvados parecen prosperar cuando los justos sufren? Es posible que alguna vez, usted se la haya hecho. Pero todo tiene su respuesta en la sabiduría eterna de nuestro Señor.

Significado del salmo 37

Si bien David no ofrece una explicación sobre el dilema del sufrimiento para los justos y la injusticia en general, el significado del salmo 37 se refiere directamente a un recuerdo sobre que Dios es consciente de los males en este mundo y se preocupa por nosotros, sus hijos.

salmo 37 explicado

También, el mismo salmo nos recuerda que sí, somos pacientes, Dios eventualmente actuará para cambiar nuestra situación. Cosa que definitivamente no sucederá con los malos, que pueden tener un momento de ‘gloria’, pero finalmente serán juzgados y expulsados del reino de Dios por sus obras.

El mensaje claro en este salmo es enseñar cómo debemos responder a otras personas, incluso después de haber sido tratados injustamente. David alienta a los lectores de sus oraciones a continuar haciendo lo correcto, someter su alma al Señor y confiar que él actuará de manera justa. La justicia, tarde o temprano, llegará a los malhechores y recibirán lo que se merece.

Incluso si fue escrito hace miles de años, el salmo 37 sigue funcionando a día de hoy y se debe poner en práctica el significado. Es posible que veamos a personas que obran mal yéndoles bien, pero no significa que su racha dure para siempre. La ecuanimidad vendrá para los justos una vez que se cumpla el plan de Dios, ya que Él tiene el control de todo.

Análisis de los versículos del salmo 37

Versículos del 1-11

A lo largo de estos versículos, se nos invita a no preocuparnos por ver a los hombres malvados prosperar. No dejes que ese concepto se te meta en la piel y siembre una semilla de preocupación en tu mente. Pensar demasiado en esa situación solo te llevará a equivocarte y tentar al pecado.

Sin embargo, es normal que nos irritemos cuando vemos a los malvados que se salen con la suya, pero no debemos asumir que sabemos cómo Dios maneja el mundo. Ni mucho menos afirmar que nosotros lo haríamos mejor. Una de las cosas más hermosas de creer en la fe de Dios es que sabemos que el Señor trata con los malhechores en su tiempo y forma.

También, en estos versículos se nos advierte de no albergar egoísmo y motivos malvados en nuestros corazones. Ya que si secretamente deseas que los malhechores prosperen no es porque aborrezcas el pecado que comenten, sino que deseas hacer lo mismo. No hay ningún placer en el pecado, mucho menos en la envidia.

Versículos del 12-26

En la segunda parte del salmo es donde se enseña que pasaremos momentos difíciles que ponen a prueba nuestra fe. Nos sentiremos afligidos y necesitados, pero cualquiera que sea la prueba, podemos estar contentos ya que el Señor jamás nos abandonará. Dios no está orgulloso de los planes de los malvados, Él sabe que las aparentes victorias de los malvados solo duran un tiempo y luego sus planes volverán.

En el mismo orden, algunas veces el Señor tiene que quitar nuestras cosas para revelarnos cuánto nos complace en este mundo y qué poco nos complacemos con la presencia de Él. Necesitamos aprender que si tenemos comida y vida, podemos estar contentos siempre y cuando Dios esté en nuestra vida. Tal como dice David en el versículo 17, Si esperas que el señor provea, debes confiar que Él dará.

 salmo 37 significado

Versículos del 27-40.

En el cierre del Salmo, David describe tres áreas de una vida justa, que son:

  • Acciones rectas
  • Discurso justo
  • Pensamiento recto

Lo anterior se traduce en que si no estás empapando tu mente en las escrituras para que moldee tu pensamiento en cada situación, no responderás de una manera agradable al Señor cuando alguien te haga daño. Si su vida está siendo moldeada por la Palabra de Dios, entonces su vida se volverá progresivamente justa.

Es por eso que David expresa que, cuando ganen los malos, debemos someternos a Dios, buscar su justicia divina, contentarnos de la grandeza y hacerlo correctamente. Sin tentar en el pecado ni tener pensamientos de envidia hacia los malvados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.